Desatascos Polmar
635 855 298
CAT

Todo sobre la Legionella

Volver


La Legionella es una bacteria que puede causar una enfermedad llamada legionelosis, también conocida como fiebre de Pontiac o enfermedad del legionario. Esta bacteria se encuentra comúnmente en ambientes acuáticos naturales, como lagos y ríos, pero puede multiplicarse en sistemas artificiales de agua, como torres de refrigeración, sistemas de agua caliente, spas, jacuzzis, sistemas de agua potable y fuentes decorativas.


La legionelosis se transmite al inhalar pequeñas gotas de agua contaminada que contienen la bacteria. Los síntomas de la enfermedad pueden incluir fiebre alta, tos, dificultad para respirar, dolores musculares, dolor de cabeza y en casos graves puede provocar neumonía. La enfermedad del legionario puede ser grave y potencialmente mortal en personas con sistemas inmunológicos debilitados o en quienes tienen afecciones subyacentes.


Prevención de la Legionella


La prevención de la legionelosis implica el control y la desinfección adecuada de los sistemas de agua, así como la vigilancia y el mantenimiento regular para evitar la proliferación de la bacteria. La prevención de la legionella es crucial para evitar brotes de enfermedades asociadas a esta bacteria, como la legionelosis. Aquí hay algunas medidas importantes para prevenir su proliferación:


Mantenimiento adecuado de sistemas de agua:

Es fundamental mantener limpios y desinfectados los sistemas de agua caliente y fría, así como los sistemas de enfriamiento y aerosoles que pueden dispersar gotas de agua contaminada.


Control de la temperatura del agua:

Mantener las temperaturas del agua fuera del rango óptimo para el crecimiento de la legionella es importante. El agua caliente debe mantenerse a más de 50°C y el agua fría por debajo de 20°C.


Limpieza y desinfección regular:

Llevar a cabo limpiezas y desinfecciones periódicas de los sistemas de agua, especialmente aquellos que no se utilizan con frecuencia, como duchas de emergencia o sistemas de riego.


Tratamiento químico:

En algunos casos, puede ser necesario aplicar tratamientos químicos específicos para controlar la proliferación de legionella en sistemas de agua.


Mantenimiento de torres de enfriamiento y condensadores de evaporación:

Estos sistemas deben ser mantenidos regularmente y limpiados para prevenir la acumulación de biofilm, donde la legionella puede crecer.


Control y cumplimiento de la Normativa en Legionella


Monitoreo y análisis:

Realizar análisis microbiológicos regularmente para detectar la presencia de legionella y tomar medidas preventivas si es necesario.


Educación e información:

Capacitar al personal responsable del mantenimiento de los sistemas de agua en la detección y prevención de la legionella es esencial.


Cumplimiento normativo:

Seguir las regulaciones y directrices establecidas por las autoridades locales y nacionales para la prevención de la legionella. Al implementar estas medidas de prevención de manera efectiva, se puede reducir significativamente el riesgo de brotes de legionelosis y proteger la salud pública.


Todo sobre la Legionella


Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio web, y si nos da su consentimiento,
también utilizaremos cookies para recopilar datos de sus visitas para obtener estadísticas agregadas para mejorar nuestros servicios.